Si los bombones son un postre de chocolate, ¿cómo es que el titular de esta receta dice bombones de jamón serrano? Algo no cuadra ahí, ¿verdad? ¿Chocolate y jamón? ¡Ugggg!, menudo choque de sabores más extraño para hacer explotar tu estómago. Pero no. No es un postre, no os asustéis.

Aprovechamos el periodo navideño para traeros un original e ingenioso juego visual/alimenticio en el que un entrante tan tradicional en Navidad como el jamón serrano tendrá la apariencia circular de uno de los postres más típicos en estas fechas: los bombones. Además, estarán rellenos de queso y almendras garrapiñadas, y acompañado de una sabrosa mermelada de tomate que haremos nosotros.

Imprimir receta
Receta de bombones de jamón serrano para Navidad
Raciones
Personas
Ingredientes
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Lo primero de todo es hacer la mermelada de tomate casera. Primero, lavamos y troceamos aproximadamente un kilo de tomates naturales. No rallar, trocear.
  2. En una cazuela o una olla, introducimos estos trozos de tomate. A su vez, los acompañamos con 125 gramos tanto de azúcar blanco como de azúcar moreno, una pizca de sal y el líquido de un zumo exprimido. Estos ingredientes deben ser cocinados durante hora y media. No olvides de mezclarlos antes y durante ese transcurso de tiempo.
  3. Paralelamente, vamos haciendo los “bombones” de jamón. Cada bombón consta de una loncha de jamón serrano, así que calcula aproximadamente cuántos bombones quieres en tus entrantes. Generalmente, para cuatro personas serían cien gramos.
  4. Dividimos sobre una bandeja que irá al horno la mitad de las lonchas de jamón que tengamos. La otra mitad, la cruda, será para el envoltorio del bombón. Todo sobre una hoja de papel blanco de hornear para que no se apegue. Horneamos el jamón durante unos 10 minutos a una temperatura media-alta.
  5. Cuando pasen los 10 minutos del horno, retiramos el jamón y dejamos que se enfríe. Entonces cortamos en pequeñitos trozos que servirán de interior del bombón.
  6. En un bol, mezclamos tanto queso cabrales como queso de untar junto a los trocitos de jamón que hemos horneado previamente y junto a las almendras garrapiñadas picadas.
  7. Ya tenemos el interior, ahora nos faltaría el exterior. En una cubitera con moldes de hielos circulares, introducimos lonchas de jamón que serán la base que albergue el interior de la crema de queso que hemos hecho antes. Rellenamos cada porción y las cerramos. Cuando lo quitemos del molde tendrá la forma redonda de un bombón.
  8. Por último, colocamos las bolitas de jamón en un plato acompañado con la mermelada que se ha estado cocinado durante todo este tiempo. Rico, bonito, barato y rápido. Entrante original para sorprender en Navidad. Nota: puedes incluso ponerle un envoltorio de bombón a cada bolita de jamón para darle mayor juego visual.