Año Nuevo, vida nueva.
Sí, esa expresión está muy bien para empezar el año mentalmente fuerte y darle un nuevo impulso a tu vida, pero realmente, lo único que te hará empezar el año con fuerza es una comida caliente para reponer todo lo de la noche anterior.

Con esta receta podrás recuperar energías gracias a la gran cantidad de proteínas que lleva. Hablo de un caldo especial de Año Nuevo compuesto principalmente por carne de vacuno. Además, también es un plato perfecto, elegante y contundente para cualquier comida que tengáis durante estas fechas. Para ello, el caldo irá acompañado con ingredientes como el foie para darle ese toque diferente a cualquier caldo o cualquier sopa que nos podemos encontrar en todo menú.

Imprimir receta
Receta de Caldo especial para Año Nuevo
Raciones
Personas
Raciones
Personas
Instrucciones
  1. El primer paso para hacer este caldo de Año Nuevo es cocer las partes de vacuno que tenemos: los filetes de espaldilla, el rabo (troceado) y cuatros huesos de tuétano. Todo irá sumergido en abundante agua dentro de una gran cazuela u olla. No olvides echar una pizca de sal.
  2. Mientras se vaya cocinando todo, a esta olla hay que añadirle también dos zanahorias cortaditas en tacos, un puerro cortado por la mitad y una rama de apio. Además, hay que espolvorear en su interior las especias: pimienta, laurel, tomillo y un poquito más de sal (sin abusar).
  3. A continuación, ya en ebullición y cogiendo un olor que alimenta por sí mismo, le daremos sabor al caldo añadiendo un par de cucharadas de salsa de soja, así como introducir una cabeza de ajos entera a la cazuela.
  4. Ya tenemos todos los ingredientes cumpliendo su función principal en el caldo. Ahora, dejamos que se cocine a fuego suave durante 2 horas de las cuales no lo podemos dejar totalmente de lado porque hay que ir “desespumando” cada veinte o treinta minutos. Una vez listo, lo colamos y lo dejamos enfriar.
  5. Mientras se enfría el caldo podemos aprovechar para ir haciendo el toque distintivo de este caldo. Para empezar, cocinamos en una sartén (sin aceite, importante) dos rodajas de foie. Vuelta y vuelta, sólo dorarlas.
  6. Más tarde, hacemos círculos con las obleas de hojaldre tomando como medida las soperas donde posteriormente serviremos el caldo.
  7. Cuando ya esté listo el caldo, es el turno de juntar piezas. Primero, vertemos el caldo en las soperas individuales correspondientes a cada comensal. Después, cortamos el foie en pequeños trocitos y lo repartimos entre las soperas. Por último, el hojaldre será la tapa de las soperas o las tazas, que, tras hornear durante unos 10 minutos, se inflará y, junto con el caldo, será todo un manjar para empezar con las pilas cargadas el año.
  8. ¡Feliz Año Nuevo!