Al son del tradicional chotis de Madrid, nos adentramos en una de las recetas más reconocidas de la gastronomía de la capital de España. Naturalmente, hablamos del cocido madrileño.

El cocido madrileño es un guiso cuyo protagonista son los garbanzos, siempre acompañados con secundarios de lujo como el tocino, el embutido, verduras como la patata o la zanahoria, y todo tipo de carnes de corral. Vamos, que alimento tiene para llenarte el estómago hasta decir basta.

La historia de este plato se dice que empezó en las clases más bajas de la sociedad debido al uso de ingredientes procedentes de la granja y del campo, pero que, debido a su exquisitez, pasó a restaurantes de alta cuna para asentarlo como un plato noble y, sobre todo, único de la región de Madrid.

Sin más dilación, a tomar nota. La lista de la compra será extensa.

 

Imprimir receta
Receta de cocido madrileño
Raciones
Personas
Ingredientes
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Antes de ponernos a preparar este cocido madrileño, hay que tener en cuenta que su ingrediente estrella, los garbanzos, deben dejarse a remojo desde el día de antes.
  2. En una olla llena de agua, añadimos media gallina (en la carnicería sabrán cómo prepararte la carne para cocido), la ternera, un trozo de tocino y el resto de huesos. Calentamos y llevamos a ebullición. Durante el proceso se creará espuma, pero tranquilo, no es nada malo. Únicamente tendremos que ir quitándola poco a poco con una espumadera.
  3. Una vez en ebullición, añadimos también en la olla dos zanahorias y, ahora ya sí, los garbanzos bien lavados y escurridos desde el día anterior.
  4. Dejamos cocinar durante unas tres horas a fuego lento. Cuando falte media hora aproximadamente para llegar a las tres horas, incorporaremos cuatro patatas peladas y cortadas en tacos.
  5. Mientras se termina de cocer el cocido, en una olla aparte prepararemos los chorizos, las morcillas y el repollo. El proceso es el mismo: calentar agua con un chorrito de aceite y una pizca de sal y llevarlo a ebullición.
  6. Pasada media hora de cocción, extraemos los ingredientes en un plato aparte y el repollo será cocinado en una sartén vuelta y vuelta junto a dos dientes de ajos pelados y una cucharada de pimentón dulce. Cuando lo tengamos listo, lo dejamos reposar junto a las morcillas y los chorizos.
  7. Volvemos a la olla principal donde ya tendremos listo el cocido. Por un lado, colamos el caldo en un recipiente, y por otro, juntamos las carnes con las morcillas y los chorizos. Los garbanzos y las verduras irán en otro plato aparte.
  8. Ahora, con el caldo por separado en la olla, preparamos los fideos como si de cualquier tipo de pasta se tratase. Removemos durante unos diez minutos hasta que se cocinen bien.
  9. Ya tendremos listo nuestro cocido madrileño. Sólo nos faltaría servir por un lado la sopa con los fideos (de primer plato), y por otro, los garbanzos junto al resto de carne y verduras (como segundo plato). ¡Que aproveche!