Recta tradicional de arroz al horno

Hoy os traemos una receta de arroz tradicional y muy valenciana. Estamos hablando del arroz al horno, una variedad de paella tradicional (sobre todo de la zona alicantina) que parece que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo.

El arroz al horno es más típico de una receta de nuestras abuelas surgida por las antiguas necesidades de aprovechar las sobras de otras comidas para otros días. Como sabréis, el cocido da para mucho más que el propio uso diario. Las croquetas, lo más potenciado. No obstante, este arroz al horno también explota las sobras de un cocido previo.

¿Por qué perder la tradición?

 

Imprimir receta
Receta de arroz al horno
Plato Arroces
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Arroces
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. El primer paso de esta rica receta tradicional es calentar 2 vasos de caldo de cocido, recomendablemente, congelado de un cocido preparado previamente. Mucho más rico que un caldo precocinado o en brik. La cantidad siempre será el doble que la de arroz. Calentamos el caldo y añadimos una pizca de sal y otra de azafrán. Removemos.
  2. Mientras tanto, troceamos cuatro lonchas de panceta y preparamos medio kilo de pollo (normalmente, procedente del cocido) también bien troceado. A su vez, pinchamos dos morcillas de cebolla (ingrediente opcional). Todo esto será cocinado en una sartén con un chorrito de aceite hasta que lo tengamos dorado. No hay que pasarse.
  3. Cuando la carne, la panceta y la morcilla estén bien doraditas, reservamos aparte mientras continuamos con la receta. Ahora, nos tocaría sofreír el tomate junto a los garbanzos y al propio arroz. Aprovechamos la misma sartén de la carne y, primero, nos ponemos con 250 gramos de tomate triturado. Luego echamos los garbanzos (previamente a remojo durante un día) y, por último, un vaso de arroz. Cocinamos y mezclamos todo bien durante unos cinco minutos.
  4. Una vez listo, los trasladamos a una cazuela de barro que servirá como recipiente para el horneado. También colocaremos la carne que teníamos previamente cocinada de una forma bien distribuida. Justo en el centro de la cazuela pondremos una cabeza de ajos. Es opcional, pero también se suele poner un tomate cortado por la mitad, pero realmente no es necesario. Por último, únicamente nos faltaría verter por encima todo el caldo de pollo previamente cocinado.
  5. Precalentamos el horno a máxima potencia e introducimos la cazuela. Horneamos durante un cuarto de hora o veinte minutos. Depende del nivel de tostado que queramos nuestro arroz. Eso sí, hay que tener en cuenta que el arroz debe quedar bien seco, por lo que el caldo de pollo debe de ser absorbido en su totalidad.
  6. Pasado este tiempo, sólo nos faltaría dejarlo reposar para que se enfríe y ya lo tendríamos listo para ser servido a nuestros comensales.