Después de una pesada comida nunca nos apetece un postre cargado con chocolate, bizcocho o cualquier otro ingrediente que te empache todavía más. Es en estas ocasiones cuando los postres más ligeros toman ventaja entre tartas y demás bombas calóricas. Uno de ellos, el arroz con leche. Siguiendo nuestra receta de arroz con leche casero, como cocineros, podremos tener un grandísimo y valioso as bajo la manga para deleitar con nuestras dotes culinarias más dulces sin preocuparnos por lo bien alimentado de nuestros comensales en platos anteriores. ¡Lo probarán fijo!

Imprimir receta
Receta de arroz con leche casero
Plato Postres
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Postres
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. El primer paso para llevar a cabo esta receta de arroz con leche casero es el de llenar una cazuela por la mitad con agua y un poquito de sal. Una vez empiece el agua a hervir, echaremos 150 gr de arroz y cocinaremos a fuego lento durante una hora o unos cincuenta minutos. No olvidéis que hay que ir removiendo de vez en cuando para que el arroz no se pegue en la cazuela.
  2. En la misma cazuela donde se está cocinando el arroz, cuando hayan pasado unos cinco minutos de cocinado, agregaremos también un litro de leche. Removemos bien para que se mezcle todo.
  3. A su vez, rallaremos la piel de un limón que también se introducirá, junto a cuarenta gramos de mantequilla y una cucharadita de anís, en la cazuela. De nuevo, removemos todo bien para que los ingredientes se vayan mezclando y den lugar a la crema que formará el arroz con leche.
  4. Dejamos cocinar a fuego lento durante una hora o unos cincuenta minutos aproximadamente. El arroz tiene que hacerse bien y no sólo eso, también debe formar una crema junto a la leche, a la mantequilla, la ralladura de limón y al anís.
  5. Pasado este tiempo, tan sólo nos faltará agregar 125 gramos de azúcar al arroz con leche en los últimos cinco minutos del cocinado. Hay que remover durante estos minutos finales. Una vez listo, dejamos reposar y enfriar durante un tiempo.
  6. Ahora, a esta crema (ya el arroz con leche propiamente dicho) la dividiremos equitativamente en sendos recipientes individuales. Dejaremos durante unas dos horas enfriar en la nevera y, pasado este tiempo, ya estarán listos para ser servidos. Eso sí, no sin antes espolvorearles por la superficie un poquito de canela.
  7. PD: Si no será servido al instante, que será lo habitual, mejor conservar en la nevera hasta el momento del postre.