Si eres reacio a comer verduras, uno de los mejores trucos es maquillarla con otros ingredientes que te gusten o con técnicas de cocina que te inspiren más confianza. En el caso de esta receta, berenjena rellena con pollo y verduras, aunque no seas el mayor fan de las verduras, únicamente por su pinta y su olor gratinado recién sacado del horno te sentirás tentado a probarla. Además, acompañarla con trocitos pollo le dará ese toque familiar y de tu gusto que no te importará mezclar con verduras.

En definitiva, todo un manjar elaborado, desde la base de los ingredientes, con verduras tradicionales como son las berenjenas, el tomate, el pimiento y la cebolla. ¿Quién dijo que con las verduras no se podían hacer grandes platos?

Imprimir receta
Receta de berenjena rellena con pollo y verduras
Plato Pollo, Verduras
Raciones
Raciones
Plato Pollo, Verduras
Raciones
Raciones
Instrucciones
  1. El primer paso para elaborar nuestras berenjenas rellenas es preparar el “recipiente” que contendrá todos los ingredientes. Este “recipiente” no es otra cosa que la propia berenjena. Para ello, partimos cada berenjena por la mitad de forma longitudinal y vaciamos su “carne” con una cuchara teniendo muchísimo cuidado con no romper la piel de la verdura. Esta “carne” de la berenjena, la guardaremos a parte para mezclar con el posterior relleno.
  2. Ahora, esta piel/recipiente de la berenjena la introduciremos en un cazo con agua hirviendo y una pizca de sal. Es sumergir en dicha agua durante algo menos de un minuto para escaldar la piel y eliminar todo tipo de desperfectos. Una vez pasado este minuto bajo el agua, la quitamos y la dejamos secar.
  3. Cuando estén secas, debemos hornearlas durante unos 10 minutos. Precalentamos el horno a unos 180º y, cuando esté listo, introducimos las pieles de las berenjenas en un recipiente para hornos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra sobre ellas y una pizca de sal. Horneamos durante 10 minutos aproximadamente. Al pasar este tiempo, las retiramos y las reservamos a parte mientras preparamos, por fin, el relleno.
  4. Empezamos el relleno cortando en pequeños trocitos, un tomate, una cebolla y medio pimiento rojo. Lo mezclamos todo y a ello le incorporaremos un diente de ajo, también cortadito en pequeños trozos, y la “carne” de la berenjena que teníamos apartada desde el primer paso.
  5. En una sartén, echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y cocinamos durante unos diez minutos aproximadamente (o hasta que empiece a coger color) la mezcla de verduras comentadas en el paso anterior.
  6. Mientras tanto, o bien en otra sartén, o bien, en la misma posteriormente a las verduras, hacemos lo propio con medio kilo de carne picada de pollo. Lo freímos bien hasta que se cocine por todos los lados.
  7. Por último, mezclamos en una misma sartén todos los ingredientes, tanto la verdura, como la carne, para, con una espátula, mezclarlo todo bien y que el relleno esté igualmente repartido entre carne y verdura. Cocinamos durante unos cinco minutos más a fuego lento, ¡y a rellenar!
  8. Colocamos las berenjenas en fila sobre una bandeja de horno y las vamos rellenando equitativamente. A continuación, sobre ella, añadiremos también tres cucharadas de bechamel (previamente preparada) por berenjena y un poco de queso rallado para que, cuando se funda, sea todo un manjar.
  9. Introducimos la bandeja al horno para que se gratine el queso y ya tendremos nuestra receta lista para ser devorada.