¿Os ha picado alguna vez la curiosidad de preparar vuestras propias hamburguesas en casa cuando vais a cualquier cadena de comida rápida o cualquier restaurante o franquicia especializada en este tipo de platos? Tranquilo/a, siguiendo esta receta podrás hacer tus propias y exquisitas hamburguesas caseras de calidad para deleitar a todo tipo de paladar.

Es sólo leer la receta y ya empezar a hacerse la boca agua. Y es que la hamburguesa es uno de los platos más icónicos de la cocina estadounidense, y, debido a su poder social, actualmente también es uno de los platos más consumidos en el resto del mundo. Las hay de todo tipo, pero con esta receta, la calidad prevalecerá sobre cualquier otro aspecto. Y lo que es mejor: ¡es asequible económicamente para todo el mundo!

 

Imprimir receta
Receta de hamburguesas caseras
Instrucciones
  1. Antes de empezar, decir que esta hamburguesa casera está acompañada, desde el interior, por varios ingredientes vegetales que la convertirán en una carne tan exquisita como perfecta, pero que, si no queréis, podéis empezar a hacerla únicamente con la carne picada. Dicho esto, vamos allá.
  2. El primer paso es enjuagar bajo el grifo y pelar una zanahoria, un pimiento verde, 200 gramos de champiñones y tres ajos. Los que lo necesiten, como por ejemplo la zanahoria y el pimiento verde, también serán picados en pequeños trocitos.
  3. A continuación, calentamos un chorrito de aceite de oliva en una sartén y doramos los ingredientes comentados anteriormente. Cuando empiece a coger color, añadimos también al sofrito un par de cucharaditas de pimentón dulce. Removemos todo para que se impregne bien en los ingredientes y retiramos del fuego dejándolo reposar aparte.
  4. Ahora es turno de empezar a amasar la carne de las hamburguesas. Para ello, salpimentamos 400 gramos de carne picada de ternera y 200 gramos de cerdo. Lo ponemos en un bol y las mezclamos bien.
  5. Una vez se haya enfriado el sofrito de las verduras, las añadimos al bol de la carne picada junto a un huevo, tres cucharadas grandes de pan rallado y unas hojitas de perejil picado. Con nuestras manos (limpias, eh), amasamos todo bien hasta formar una masa bien homogénea.
  6. Con esta masa ya bien estructurada, formaremos las hamburguesas con su típica forma redondeada. ¿Cómo se hace más fácil? Hacemos una bola con dicha masa y la aplastamos con la palma de la mano. Así, repetir hasta que nos quedemos sin ingrediente.
  7. Volvemos a la cocina, ahora, sobre una plancha (o una barbaco), vertemos un chorrito de aceite de oliva y las cocinamos hasta que estén bien hechas. Generalmente con 5 minutos por cada lado es suficiente.
  8. Por último, para servir, abrimos un panecillo de hamburguesa y colocamos la carne en medio. Como sabréis, podemos acompañarla con infinidad de ingredientes, pero ya lleva los suficientes ingredientes internos como para recargarla todavía con más. Aquí la creatividad y el hambre no tienen límites.