¿Tienes planes fuera durante todo el día?, ¿no sabéis que prepararos para comer? Es una cuestión bastante compleja, la verdad. En el trabajo, por ejemplo, al menos tenemos microondas y nevera para guardar nuestras comidas preparadas, pero, ¿y si te vas a la montaña o a la playa y debes comer allí? Con esta receta os traemos un plato muy rico y fácil de hacer que romperá con los habituales sándwiches o bocadillos de fiambre varios.

Para quedar como un crack de la cocina delante de tus amigos os traemos una receta de sándwich de tortilla y berenja que devorarás con gusto a la par que disfrutas de un bonito paisaje junto a tu pareja o junto a tus amigos en un día de playa.

 

Imprimir receta
Receta de sándwich de tortilla y berenjena
Raciones
Sándwiches
Raciones
Sándwiches
Instrucciones
  1. Empezamos nuestro sándwich especial lavando uno de sus ingredientes estrella: la berenjena. Para cuatro personas utilizaremos dos berenjenas, por lo que, haciendo cálculos, cada sándwich contiene media berenjena. Un dato a tener en cuenta es que no la pelaremos. Dejaremos la piel porque concretamente, en este caso, le aporta sabor y ternura a la hortaliza.
  2. Sin pelar, cortamos cada berenjena en pequeños daditos que, a continuación, tras calentar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una sartén, serán cocinados a fuego medio hasta que empiecen a dorarse.
  3. Cuando estén bien doraditos, retiramos el fuego y los dejamos escurrir en un plato sobre papel absorbente para eliminar todo resto de aceite. Mientras tanto, seguiremos preparando el sándwich.
  4. Ahora es turno de preparar la tortilla que acompañará a la berenjena. Pero no una tortilla normal, no, una tortilla francesa acompañada con una pizca de comino y otra de cilantro.
  5. En un bol, batimos dos huevos que serán acompañados como se ha dicho antes, por una pizca de comino y otra de cilantro. Batimos y mezclamos todo bien. Podemos aprovechar la misma sartén donde habíamos preparado los trozos de berenjena para hacer también la tortilla, total, la mezcla de sabores al final será la misma.
  6. Cuando tengamos lista la tortilla, la dejamos reposar también aparte y ya nos pondríamos manos a la obra a preparar los sándwiches.
  7. Abrimos dos rebanadas de pan de molde por sándwich. Hasta aquí todo lógico y normal. Sobre cada una de las dos rebanadas, primero, untamos mostaza a nuestro gusto. A continuación, colocaremos sobre el pan de molde donde hemos untado la mostaza los siguientes ingredientes en este orden: unas hojas de lechuga, tortilla, algunos daditos de berenjena y, por último, una cucharada de cebolla confitada.
  8. Cerramos el sándwich y a disfrutar con este choque de sabores tan exquisito que, además, puedes llevártelo donde quieras y cuando quieras.