¿Cuál es el plato favorito de Homer Simpson? Y no, no es la cerveza. Si sois fans de la serie de la familia amarilla no habréis tenido problema en contestar a esta pregunta, pero si no, en seguida os resolvemos la duda: hablamos de las chuletas. Las chuletas son unas de las partes del cerdo con más nutrientes y un alimento rico, rico, en vitamina B1. Para abordar este ingrediente principal, vamos a enseñaros una forma distinta de prepararlo con esta receta de chuletas de cerdo con salsa de cebolla. Asimismo, además del acompañamiento de la rica salsa/jugo de cebolla que prepararemos, el planto también será acompañado por una guarnición de brócoli perfecta para equilibrar el valor alimenticio del plato.

¿Nos acompañáis con esta receta?

Imprimir receta
Receta de chuletas de cerdo con salsa de cebolla
Plato Carne, Cerdo
Raciones
Personas
Plato Carne, Cerdo
Raciones
Personas
Instrucciones
  1. El primer paso para preparar estas ricas chuletas de cerdo con salsa de cebolla tiene que ver con la propia salsa de cebolla. Para ello, primero, pelamos una cebolla y la cortamos en finas tiritas que, posteriormente, será cocinada junto a las chuletas.
  2. Ahora, salpimentamos 500 gramos de chuletas de cerdo de cabeza de lomo que no tengan hueso (dato importante) y las freímos en una amplia sartén con un chorrito de aceite. El cocinado no será demasiado “potente”, únicamente lo suficiente como para que se nos doren.
  3. Cuando tengamos las chuletas algo doraditas incorporaremos también en la sartén la cebolla previamente cortada en tiras. Removemos bien para que se reparta todo equitativamente en la sartén.
  4. A continuación, añadiremos medio vaso de brandy que dejaremos que reduzca hasta la mitad para seguir con la receta. Cuando esto suceda, volveremos a salpimentar y verteremos también un vaso de agua. Tapamos la sartén y dejamos cocer a fuego lento durante algo más de media hora. De este modo, la carne quedará bien tierna.
  5. Mientras tanto, de medio brócoli, separaremos sus ramitos y, tras lavarlos, los coceremos durante unos diez minutos en una cacerolita con abundante agua y una pizca de sal. Cuando transcurra este tiempo, los escurrimos y los dejamos enfriar.
  6. Por entonces ya tendremos listas las chuletas, por lo que las retiraremos de la sartén y emplataremos equitativamente en platos individuales según los comensales. En este caso, cuatro. Por otro lado, el jugo resultante de la sartén donde hemos preparado las chuletas será triturado junto con la cebolla para preparar una rica salsa que se verterá por encima de la carne. También, por último, la guarnición del brócoli cocido pondrá el punto final a nuestra receta de hoy.
  7. PD: una segunda guarnición para complementar perfectamente este plato es un poquito de arroz hervido. Nunca falla.