Si las carnes protagonizasen una serie o una película, el conejo sería ese secundario que pasa desapercibido, pero que siempre acaba haciéndose un hueco importante, tanto en la trama, como en el corazón de los espectadores. Dejando a un lado esta metáfora cinematográfica y volviendo al mundo de la cocina, efectivamente, os traemos hoy una receta de conejo, el olvidado de las carnes que siempre está ahí para protagonizar un plato principal de lujo. En concreto, os traemos una receta de conejo relleno para chuparse los dedos.

¿A qué esperáis para hacer esta receta rica, económica y fácil de preparar? A tomar nota y a sorprender a vuestros comensales se ha dicho.

Imprimir receta
Receta de conejo relleno
Plato Carne, Conejo
Raciones
Personas
Plato Carne, Conejo
Raciones
Personas
Instrucciones
  1. Empezamos nuestra receta de conejo relleno preparando, naturalmente, el relleno que contendrá su interior. Primero, en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, saltearemos una cebolleta previamente picadas, un diente de ajo pelado y picado, y dos higadillos de conejo también picados. Este paso será un salteo rápido para, en breve, seguir añadiendo ingredientes a la receta.
  2. Ahora es el turno de agregar cien gramos de carne de conejo bien picada. Removemos bien y, mientras tanto, salpimentamos. Dejamos cocinar unos minutos. Cuando esté listo, apagamos el fuego y dejamos enfriar.
  3. A continuación, iremos preparando el conejo. Para ello, extenderemos verticalmente doce rebanadas de tocino ibérico con el objetivo de, a continuación, colocar encima nuestro conejo ya abierto, deshuesado y salpimentado.
  4. Sobre el conejo añadiremos ahora el relleno preparado anteriormente. Lo extendemos bien sobre el conejo y lo enrollamos con el tocino ibérico colocado en la parte inferior. Un truco para que no se abra mientras cocinamos es el de atarlo con una cuerda de cocina.
  5. Horneamos los “rollitos” de conejo durante unos quince o veinte minutos aproximadamente.
  6. Aprovechando el tiempo del horneado, haremos una salsa de acompañamiento para chuparse los dedos. Doraremos medio kilo de huesos de conejo en otra cazuela aparte con un chorrito de aceite de oliva. Añadiremos también una cebolleta cortada en rodajas y medio vaso de vino y otro de brandy (previamente flambeado). Esperaremos a que el líquido reduzca aproximadamente a la mitad. Una vez lo observemos más diluido, añadiremos una rama de tomillo. Por último, cubriremos toda la cazuela con agua y dejaremos cocinar a fuego medio durante media hora aproximadamente.
  7. Cuando esté todo listo, retiraremos la cuerda del conejo y lo cortaremos en rodajas para el emplatado. Cada plato será acompañado equitativamente con la salsa preparada paralelamente. Como guarnición podéis poner lo que queráis. ¿Lo más recomendable? Un poquito de puré de patatas o cualquier verdura asada como espárragos o champiñones. ¡Ñam, ñam!