Aunque no te lo creas, no todas las crepes son de chocolate y no todas las crepes son para los postres. Hay varias recetas en las que las crepes son un plato idóneo como entrante o como principal, pero, en vez de tener un relleno dulce como los habituales, están rellenas de ingredientes salados.

En esta receta os traemos un claro ejemplo de crepes salados para entrantes. Concretamente se trata de una receta de crepes salados rellenos con jamón york y champiñón acompañados por una salsa bechamel que hará todo un goce en tu paladar. Sinceramente, de los mejores y más originales entrantes que podéis hacer hoy día. Además, todo es casero empezando por la masa de las crepes.

Imprimir receta
Receta de crepes salados con jamón york y champiñón
Raciones
Personas
Raciones
Personas
Instrucciones
  1. El primer paso, naturalmente, es hacer la masa de las crepes. Aunque parezca algo difícil, ni mucho menos lo es. Además, es un paso igualmente válido para cualquier otro tipo de crepe, ya sea salado o dulce. La masa es la misma.
  2. Empezamos batiendo tres huevos a los que, a continuación, añadiremos 150 gramos de harina, un vaso de leche, un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. Batimos y mezclamos todo bien y dejamos reposar en la nevera durante algo más de una hora.
  3. Cuando esté listo nos tocará hacer cada masa de crep. En una sartén con un chorrito de aceite o un cuadradito de mantequilla fundida, echamos un poco de la masa y la extendemos por toda la sartén. Cocinamos durante un minuto y le damos la vuelta para que sea cocinada durante un minuto más. Repetimos la acción hasta terminar la masa y tener ya todas las crepes listas para ser rellenadas.
  4. Mientras la masa reposaba en la nevera, es un momento perfecto para ir preparando los ingredientes que rellenarán este delicioso entrante. Primero, cortamos el champiñón y el jamón york en pequeños taquitos que, a continuación, serán salteados a fuego lento en una sartén.
  5. Para la bechamel, freímos un par de cucharadas de harina junto a otras dos de mantequilla durante algo menos de cinco minutos. También agregamos con cuidado un vaso de leche y removemos hasta que la salsa bechamel empiece a espesarse. En ese momento salpimentamos y echamos un poco de nuez moscada encima.
  6. Ahora, nos toca juntar ambos ingredientes: bechamel y relleno. Para ello, en la misma sartén donde tenemos ya listo el champiñón con el jamón de york bien doradito, echamos con mucho cuidado la bechamel. De esta forma, todos los sabores se impregnarán a la perfección.
  7. Por último, sólo nos quedaría rellenar la masa de las crepes y emplatar. Colocamos las masas extensas en un plato y, con una cuchara, vamos rellenándolos con el champiñón, el jamón y la salsa bechamel. Siempre calculando la cantidad de relleno y el número de crepes. Cuando esté listo, doblamos la masa de la crepe de forma horizontal.
  8. Repetimos este paso hasta tener todas las crepes rellenas y, si lo deseamos, podemos calentarlas algo menos de un minuto en el microondas para asegurarnos que ningún ingrediente haya quedado frío durante el proceso.