Sí, amigos. Estáis leyendo bien. ¡Una receta para hacer nuestros propios donuts caseros! Y es que, ¿creías que era algo exclusivo de la bollería industrial, las grandes compañías y las cadenas de supermercados? Pues no, aunque se haya industrializado tanto, detrás de los donuts hay una receta procedente de la Europa del siglo XIX pero que, culturalmente, se ha difundido por el consumo masivo en Estados Unidos. ¿Qué serían Homer Simpson y las películas de policías sin los donuts?

Con esta receta podrás hacer tus propios donuts caseros con su respectivo glaseado y, si lo deseas, con un bañado en chocolate rico, rico. ¿Vamos a ello?

Imprimir receta
Receta de donuts caseros
Raciones
Personas
Ingredientes
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Empezamos pelando una naranja de la que, paradójicamente, sólo utilizaremos su piel. Es recomendable usar pelador porque no nos interesa profundizar demasiado en la fruta, únicamente queremos su piel.
  2. Calentamos 250 ml de leche en un cazo junto a la piel de la naranja. La dejamos que hierva y, entonces, apagamos el fuego y colamos la leche para que la piel quede fuera. Únicamente queríamos su sabor impregnado en la leche. Dejamos reposar hasta que temple.
  3. Mezclamos en un cuenco 400 gramos de harina, dos sobres de levadura de panadería, 50 gramos de azúcar, un huevo batido, una pizca de sal y la leche que habíamos cocinado previamente. Removemos todo hasta que quede una masa que pueda ser amasada.
  4. Amasamos mientras incorporamos, ahora, 50 gramos de mantequilla cortada en pequeños taquitos. Seguimos amasando y amasando hasta tener una masa suave y tierna. Casi elástica. Si os resulta pegajosa, un truco es echaros algo de harina sobre las manos para amasar. Esto también es recomendable para trabajar más fácilmente.
  5. Cuando tengamos la masa lista debemos dejarla reposar para que fermente y obtenga el volumen perfecto para darle la forma de los donuts. Generalmente, dejándola toda una mañana o toda una tarde sería suficiente.
  6. Pasado este tiempo, estiramos la masa con un rodillo hasta un grosor de unos dos centímetros. Para darle la forma redonda de un donut, cogemos un vaso de tamaño medio y vamos haciendo círculos en toda la masa. El resultado será algo parecido a un bollo redondo, pero ¿qué diferencia a un donut de la competencia? Su agujero. Para ello, con vaso de tubo o con algo que tengamos por casa redondo más pequeño vamos uno por uno haciendo el agujero. Como siempre, la masa restante se vuelve a unificar y se vuelve a repetir este paso.
  7. Los dejamos reposar varios minutos y ya empezaremos a freírlos en una sartén con aceite suave. Una vez dorados, los vamos sacando y los colocamos sobre papel de cocina para que se impregne todo el aceite.
  8. Cuando se enfríen, será el turno de glasearlos. Primero, mezclamos en un bol 150 gramos de azúcar glas, un vaso de leche y dos cucharadas de extracto de vainilla y vamos remojando cada uno de los donuts. Los dejamos sobre una bandeja reposar y ya tendremos listos nuestros propios donuts caseros.
  9. PD: Es recomendable que se conserven en el frigorífico si no van a consumirse en el mismo día.