Abrimos el apetito de hoy para traeros una de las recetas más sofisticadas y más elegantes dentro del mundo del pescado: la lubina a la sal. Este plato que, si no lo habéis pedido, lo habréis visto en cualquier restaurante top (básicamente porque lo suelen servir los cocineros delante de tu mesa), aunque parezca algo muy complejo de hacer en nuestra propia cocina, sin duda, es un plato muy asequible, rápido (no más de 45 minutos) y sencillo para cualquier “cocinillas” con conocimientos medios en cocina. Y todavía más, con estos pequeños trucos que os traemos os saldrá una receta de lubina a la sal de diez, así que toma nota y a sorprender a tus comensales.

Imprimir receta
Receta de lubina a la sal
Plato Lubina, Pescado
Raciones
Lubina
Ingredientes
Plato Lubina, Pescado
Raciones
Lubina
Ingredientes
Instrucciones
  1. Antes que nada, para hacer nuestra receta de lubina a la sal, necesitaremos un material esencial para su elaboración: un bol o un recipiente grande para verter la sal. Para una lubina, calculamos que con dos kilos de sal gruesa bastará. Con esta proporción ya podréis calcular según el número de comensales que seáis.
  2. Vertemos dos kilos de sal gruesa en un recipiente grande de cocina y sobre ella echaremos la clara de un huevo previamente bien batida. Es importante no verter toda la clara en el mismo lugar, hay que repartirla equitativamente por toda la superficie de la sal. ¿Por qué hacemos esto? Es un truco para que la sal se pegue posteriormente al pescado sin causar ningún desperfecto.
  3. Ahora, en una bandeja para horno colocamos una base de papel sulfurizado. Espolvorearemos una primera y fina capa de sal de, aproximadamente, un centímetro de grosor. Sobre ésta, colocaremos en el centro de la bandeja nuestra lubina bien pelada, limpia de escamas y espinas, abierta y (importante) colocada de lado. A continuación, y muy poco a poco, iremos cubriendo el pescado con pequeños puñados de sal hasta formar una pequeña montañita sobre él (menos en la cola. Ésta debe quedar libre). Es importante que la sal quede muy compacta y en su sitio. Un truco para quede mejor es humedecerse las manos antes de colocar la sal.
  4. El tiempo de horneado para una pieza de lubina media es de unos veinte o veinticinco minutos. No obstante, hemos dejado la cola libre para comprobar que el cocinado esté listo. Cuando ésta se desprenda del pescado, ya lo tendremos.
  5. Mientras se hornea la lubina, podemos ir preparando la guarnición que acompañará al plato. En este caso, como ya de por sí la lubina a la sal es un plato con bastante nivel alimenticio, lo acompañaremos con una pequeña ensalada de rúcula con tomate. De todas formas, aquí podéis servir todo tipo de verduras, patatas hervidas, patatas al horno, etc.