La moda dice que ahora les tengamos que llamar muffins, pero no, de toda la vida han sido y serán magdalenas. Dejemos a un lado lo de muffin que, para el “postureo” y para Instagram queda muy bonito, pero para comer, tradicionalmente son magdalenas.

Para reivindicar el nombre clásico de este dulce de bizcocho tan rico para desayunar, para merendar o, incluso, para postres, os traemos esta receta para hacer vosotros mismos unas magdalenas caseras con chocolate que nada tienen que envidiar a las que nos podemos encontrar en cualquier panadería o pastelería de calidad.

¡A cocinar!

Imprimir receta
Receta de magdalenas caseras con chocolate
Raciones
Magdalenas
Ingredientes
Raciones
Magdalenas
Ingredientes
Instrucciones
  1. El primer paso de nuestras magdalenas caseras con chocolate es mezclar en un bol 250 gramos de harina de maíz, 150 gramos de harina de “todo uso” y un par de cucharaditas de levadura.
  2. Paralelamente, en otro bol, mezclamos 200 gramos de azúcar con 175 ml de aceite de girasol que, después de mezclarlo bien, batiremos con una batidora eléctrica.
  3. Sin dejar de batir, iremos añadiendo nuevos personajes principales a la receta. Primero, los cuatro huevos. Sin dejar de batir, claro está. Batimos y batimos hasta que la masa/pasta resultante veamos que empiece a tener un volumen considerable y tenga un aspecto espumoso.
  4. Cuando la veamos con dicha textura, debemos agregar 250 gramos de yogurt griego y la ralladura de un limón. Volvemos a batir hasta que todos los ingredientes formen una pasta única, constante y homogénea.
  5. Ahora, es el turno de añadir el primer bol que teníamos preparado, el de las harinas y la levadura. Batimos hasta que vuelva todo a unirse. En este paso la velocidad de batido debe empezar a bajar, incluso es recomendable dejar a un lado la batidora eléctrica y empezar a mezclar manualmente con una espátula.
  6. Por último, el ingrediente que nos faltaba y que, por cierto, es clave, es el chocolate en gotas. Lo añadíamos a la masa y volvemos a remover y mezclar.
  7. Una vez lista la pasta de las magdalenas, es el turno de empezar a darles forma a través de un molde. En cualquier tienda de accesorios de cocina venden. Incluso en cualquier Todo a 100 de barrio. Expandimos los moldes y, con una cuchara, vamos distribuyendo la mezcla de las magdalenas en cada uno de ellos. Es importante que no rellenemos hasta el borde del molde porque una vez en el horno la masa se inflará y sobresaldrá por arriba. Ya sabéis como son las magdalenas, ¿no?
  8. El último paso es hornearlas. Precalentamos el horno durante unos minutos y, a continuación, introducimos nuestras magdalenas durante media hora aproximadamente a una temperatura de 180º. Al pasar este tiempo, las dejamos enfriar durante un cuarto de hora, ¡y listas para ser devoradas!