Basándonos en estas fechas veraniegas, hoy os traemos una receta de mejillones a la sidra rica, rica, para ser devorada ya sea como primer plato o como tapa con una cervecita bien fresquita. Qué rico, ¿verdad? Pues sí. Además, los mejillones son unos de los moluscos más “explotados” durante estas fechas del año debido a su gran valor nutritivo al ser un alimento cargado de yodo, un elemento que ayuda a fortalecer la piel. Por eso, ahora, con tanto calor, los mejillones, por un lado, nos llenan el estómago y, por otro, nos previenen de los potentes efectos del sol.

Para esta receta, nos hemos centrado en su variante a la sidra, una salsa que le da un toque especial a nuestros mejillones y que saciarán y alegrarán el paladar de todos tus comensales.

Y tú, ¿a qué estás esperando para preparar esta rica y marina receta?

Imprimir receta
Receta de mejillones a la sidra
Plato Marisco
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Marisco
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. El primer paso para preparar nuestros mejillones a la sidra consiste en preparar lo que es propiamente el molusco. Para ello, eliminaremos todas las barbas. No, nos vamos a poner a afeitarlo, nos referimos a esos pelitos que conservan en su caparazón. Después de limpiarlos y lavarlos bien, los colocaremos en una olla grande.
  2. A la olla, a continuación, añadiremos una cebolla pelada y cortada en finas tiritas, y dos dientes de ajo previamente pelados y cortados en pequeños daditos o en láminas. Como prefiráis. Ahora, verteremos también en la olla 150 ml de sidra para su inminente cocinado.
  3. Tapamos la olla y cocemos durante unos cinco minutos, siempre a fuego medio. Durante todo este tiempo no debemos de dejar de remover todos los ingredientes con una espátula de madera.
  4. Cuando pasen los cinco minutos veremos que los mejillones ya estarán todos bien abiertos. Es un indicativo perfecto para tomar como referencia para saber que ya están listos.
  5. Retiramos los mejillones de la olla y los dejaremos reposar en un recipiente a parte. El caldo resultante lo reservaremos para el próximo paso.
  6. Colocaremos el caldo resultante en un cazo en el que, además, añadiremos 100 gr de nata líquida (que sea para cocinar). Salpimentamos y cocemos durante unos 5 minutos a fuego medio hasta obtener una salsa algo más espesa perfecta para acompañar a nuestros mejillones.
  7. Por último, vertemos la salsa acompañada con la nata en los mejillones, mezclaremos bien para que se impregne en todos los moluscos y, en la superficie, picaremos algo de perejil para darle un toque especial. Ya están listos para servir, ¡a comer!