Viajamos con esta receta hasta el mundo de los postres para traeros cómo preparar uno de los postres más populares y más demandados en cualquier restaurante. Hablo del mousse de chocolate, una receta original de la cocina francesa que en nuestros días se ha extendido a todos los confines del mundo convirtiéndose, como he dicho antes, en uno de los postres más populares del planeta.

Hay mousse de varios tipos de sabores (chocolate, chocolate blanco, café, etc.) pero en esta receta iremos a lo clásico, al mousse de chocolate. Si siempre has deseado hacer de forma casera este postre tan excelente, toma nota, que en seguida te explicamos cómo hacerlo.

Imprimir receta
Receta de mousse de chocolate
Plato Postres
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Postres
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Empezamos nuestra receta de mousse de chocolate cascando los huevos y, atención, separando la clara de las yemas. Hay un truco muy fácil que es cascar el huevo en un plato y con una botella de plástico vacía, aspirar hacia adentro la yema y por pura presión se absorbe al interior. Luego, en otro plato o bol, soltamos el aire y ya lo tenemos separado. Una vez separadas las yemas de las claras, las dejamos reposar en la nevera mientras hacemos el chocolate.
  2. El chocolate es aconsejable que sea de Fondandt, no importa si en tableta o en las llamadas gotas. Al final el resultado será el mismo. Para empezar a tratarlo, lo colocamos en un cazo al baño maría hasta que empiece a fundirse. Añadimos también 60 gramos de azúcar, que equivaldría a un vaso estándar aproximadamente, 30 gramos de mantequilla y las yemas de los huevos. Cuando esté todo en el cazo, vamos mezclando poco a poco hasta formar una única textura.
  3. Seguimos cocinando al baño maría un par de minutos más sin dejar de remover en ningún momento. Al pasar este tiempo, apagamos el fuego y dejamos reposar durante unos minutos.
  4. Mientras reposa el chocolate, vamos ahora con las claras de los huevos, las cuales deben ser montadas a punto de nieve. Batiendo primero poco a poco y, luego, con un poco más de velocidad, el punto de nieve se alcanza rápidamente. No olvidéis añadir una pizca de sal para que el proceso sea más efectivo.
  5. Una vez esté listo, le añadimos a las claras montadas el chocolate. Con cuidado y mezclando todo con mucha suavidad. Mezclamos todo bien y ya sólo nos faltaría emplatar y dejarlo reposar en la nevera.
  6. Los recipientes los dejamos a vuestra elección, pero es recomendable colocarlos en cuencos individuales para que estén listos ya para servir. Cuando tengamos todo el mousse servido, los dejamos en la nevera un par de horas mínimo para que esté en perfecto estado.
  7. Es habitual servirlos con nata montada por encima del chocolate, pero eso lo dejamos también a vuestra elección. A muchos no les gusta mezclar algo tan exquisito como el mousse con otros sabores. Eso sí, todo el mundo lo disfrutará.