Muchos tendréis en mente que una de las salsas italianas más famosas del planeta, la salsa carbonara, está elaborada con nata. Pero, si os vais a la receta original italiana, la de verdad, no veréis por ninguna parte el ingrediente de la nata. Esto es algo más de la adaptación que se hizo de la salsa en España.

Para honrar la receta original italiana vamos a emplearla en su plato estrella, los espaguetis, para hacer uno de los mejores platos de pasta que jamás hayáis preparado: espaguetis a la carbonara como se hacen en Italia, la cuna de la pasta.

Sin más dilación, volved a dejar el bote de nata en la nevera y toma nota, que en esta salsa carbonara para los espaguetis no la necesitarás.

Imprimir receta
Receta de espaguetis a la carbonara
Plato Pasta
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Pasta
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. La receta de estos espaguetis a la carbonara la iremos realizando mientras la propia pasta de los espaguetis se va cocinando. Para ello, calentamos una olla con abundante agua a la que echaremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal. Hay que llevarla a ebullición, entonces es cuando verteremos la pasta.
  2. Mientras se van cocinando los espaguetis (siempre, sin perderlos de vista para que no se apeguen), preparamos los primeros pasos de la salsa carbonara. En un bol, vertemos tres huevos y 150 gramos de queso parmesano rallado. A continuación, lo batimos bien hasta que se aúnen ambos sabores.
  3. Mientras se van cocinando los espaguetis (siempre, sin perderlos de vista para que no se apeguen), preparamos los primeros pasos de la salsa carbonara. En un bol, vertemos tres huevos y 150 gramos de queso parmesano rallado. A continuación, lo batimos bien hasta que se aúnen ambos sabores.
  4. A la vez que batimos los huevos con el queso, debemos también salpimentar la mezcla, así como echar un poquito de nuez moscada al gusto. Una piza, tampoco abusar.
  5. Ahora cortamos la panceta en pequeñas tiritas o pequeños taquitos, como te sea más fácil. También se acepta en la ecuación otro ingrediente como es el beicon. En una sartén grande con un poco de aceite, freímos la panceta hasta que esté doradita. Bajamos el fuego o, incluso, lo apartamos de él hasta el siguiente paso.
  6. Por entonces los espaguetis ya estarán al dente y listos para acompañar a la salsa carbonara. Tras escurrirlos bien, los echamos con cuidado sobre la sartén donde estábamos friendo la panceta.
  7. Removemos bien los espaguetis con la panceta y, sobre ello, vertemos también la mezcla de huevo y queso parmesano. Es importante que remuevas rápidamente para que el huevo no llegue a cuajarse completamente, no queremos una tortilla, sino una salsa.
  8. Cuando veamos que está todo bien impregnado en la pasta, es el turno ya de emplatar. Lo hacemos equitativamente entre los comensales que seamos y, si lo deseas, puedes espolvorear algo de queso rallado sobre ellos. ¡A comer!