Nos adentramos en el mundo de la pasta, concretamente de los macarrones, para traeros una receta siempre efectiva que te sacará de cualquier tipo de apuro y que, además, gustará a todo el mundo. O, ¿acaso conocéis a alguien que le guste la pasta? Lo dudo.

Los macarrones y los espaguetis son las dos variedades de pasta más consumidas gracias a su fácil elaboración y a su económico precio. Lo que cambia es el modo y los ingredientes con los que queramos prepararlos. Para los macarrones, lo habitual es prepararlos a la boloñesa y gratinados al horno, pero, hay una receta que “españoliza” este plato tan italiano introduciendo de lleno un producto typical spanish: el chorizo.

Es por eso que a continuación os deleitaremos con nuestra receta de macarrones gratinados con chorizo para ponerle ese toque personal y autóctono a un plato tan internacional

¡Qué aproveche!

Imprimir receta
Receta de macarrones gratinados con chorizo
Plato Pasta
Raciones
Personas
Plato Pasta
Raciones
Personas
Instrucciones
  1. El primer, y lógico, paso para empezar a hacer esta receta es cocer los macarrones. Para ello, calentamos agua en una olla a la cual echaremos, también una pizca de sal, una gotita de aceite, un poco de azafrán para darles color y un par de hojas de laurel.
  2. Cuando el agua empiece a hervir, es el momento de echar los macarrones a la olla. En cada paquete de pasta podemos leer las indicaciones del tiempo de cocción, pero, naturalmente es cocinarla al dente que, según la cantidad de agua y pasta, suele ser algo menos de diez minutos.
  3. Este tiempo de cocción viene perfecto para ir haciendo a la vez la salsa de tomate con el chorizo. En una sartén, vertemos un chorrito de aceite de oliva y calentamos. Rallamos media cebolla (también es válida cortada en taquitos) y la echamos en la sartén para pasarla un poco por el fuego. No demasiado, que no se queme.
  4. Cuando veamos que la cebolla esté bien doradita, la servimos en un plato vacío y aprovechamos el calor del fuego para cocinar, ahora, dos tomates rallados.
  5. Hacemos lo mismo con el tomate. Cuando veamos que esté doradito, lo sacamos de la sartén y le hacemos compañía a la cebolla en el plato. Ahora, volvemos a aprovechar la sartén y cocinamos un chorizo a taquitos. Un par de vueltas, no mucho más.
  6. Por entonces ya tendremos la pasta al dente y todo listo para el horneado. Dejamos los macarrones escurrir durante unos minutos y, posteriormente en la misma sartén, mezclamos todos los ingredientes. Macarrones incluidos. Este paso es optativo, pero si el tamaño de la sartén lo permite es algo clave para que el sabor de la salsa y el chorizo llegue también a la pasta.
  7. Por último, mientras precalentamos el horno, servimos todos los ingredientes en una bandeja o recipiente a la que le espolvoreamos por encima abundante queso rallado y un poco de orégano. Lo introducimos y dejamos hornear durante unos 10-15 minutos (según cantidad) al máximo de potencia para que el queso se funda lo mejor posible.