En cualquier restaurante italiano o en cualquier pizzería nos podemos encontrar ya con este delicioso plato de pasta que compite de tú a tú con los tradicionales macarrones, espagueti y demás pasta que todos conocemos. Y es que cada vez se va a haciendo más popular entre la sociedad este tipo de pasta rellena de patata. Naturalmente, hablo de los ñoquis (o gnocchi en italiano), un plato que acompañado con la salsa adecuada es todo un manjar para nuestro paladar. No miento. Con esta receta os traemos cómo preparar ñoquis caseros, pero además añadimos un extra para diferenciarnos del resto: ¡estarán rellenos con espinacas! Un toque de verdura que hará más vistoso y delicioso que ya de por sí es toda una delicia. Tomad nota, que, además, son muy sencillos de preparar.

Imprimir receta
Receta de ñoquis caseros rellenos de espinacas
Plato Pasta
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Pasta
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Para empezar a hacer nuestros ñoquis caseros rellenos de espinaca, lo primero que debemos hacer es preparar dicha verdura. Para ello, una vez bien limpias y enjuagadas, las hervimos en una olla con agua y una pizca de sal.
  2. Paralelamente, aprovechamos este tiempo de cocción también para cocinar el otro ingrediente fundamental de los ñoquis: la patata. En otra olla o en una cazuela y sin pelar, las hervimos a la vez que las espinacas. Todo, durante aproximadamente media hora. No más.
  3. Cuando esté todo listo, primero escurrimos las espinacas para eliminar toda el agua. Las patatas, por el contrario, ahora sí serán peladas, cosa que hervidas es algo muy fácil de hacer.
  4. Tenemos ya los dos ingredientes cocinados, ahora debemos hacer un puré de ellos para el relleno de los ñoquis. Las espinacas las debemos batir en una licuadora o una batidora común. Las patatas, únicamente con chafarlas con cualquier recipiente ya se consigue la consistencia de puré.
  5. Unimos ambos ingredientes sobre la mesa y, a su vez, añadimos doscientos gramos de harina con la que iremos amasando el puré hasta que tengamos una masa bastante homogénea. Algo parecido al pan.
  6. Tened cuidado con la pasta porque suele ser muy ligera y se nos puede deshacer si la forzamos mucho. Es importante que no echéis más harina porque entonces se inflarían demasiado los ñoquis, hay que trabajar suave con lo que tenemos.
  7. Para darle la forma de los ñoquis, primero creamos unas tiras con la masa y luego la redondearemos con nuestras manos haciendo pequeñas bolitas. Siempre espolvoreando algo de harina sobre la mesa para que, como en toda pasta, no se quede pegado.
  8. Por último, la textura clásica de ñoqui aplastado se consigue con un tenedor ejerciendo presión sobre cada uno de ellos. Ya se va pareciendo a un ñoqui, ¿verdad?
  9. Únicamente nos faltaría cocinarlos y cubrirlos con la textura de la salsa de mantequilla. En una olla con agua hirviendo, un chorrito de aceite y una pizca de sal, cocinamos los ñoquis durante unos cinco, seis minutos.
  10. Cuando los tengamos listos debemos echar cien gramos de mantequilla sobre ellos, mezclamos bien y, por último, espolvoreamos otros cien gramos de queso parmesano rallado. ¡Y ya estarán listos para servir!, ¡que aproveche!