Sabéis lo que es una pizza calzone, ¿verdad? Es esa especie de pizza nada convencional que intenta crear su propia “imagen de marca” diferenciándose del resto de pizzas no por sus ingredientes, no, sino por su estructura. No es redonda, no. Ni siquiera es cuadrada o rectangular. Es una especie de empanadilla cerrada en la que la masa de la base cubre todo el contenido, generalmente, rellena de queso y jamón york. No obstante, sus variedades, al igual que cualquier otra pizza, son infinitas. Concretamente, siguiendo esta receta de pizza calzone, podremos hacer una riquísima pizza envuelta rellena de jamón york, champiñones y un huevo. Y lo que es mejor todavía: ¡todo casero!

Imprimir receta
Receta de pizza calzone
Plato Pasta
Raciones
Pizza
Ingredientes
Plato Pasta
Raciones
Pizza
Ingredientes
Instrucciones
  1. Empezamos la receta de nuestra pizza calzone diluyendo en agua 15 gramos de levadura. Eso sí, siempre y cuando sea fresca. Si tenemos levadura seca, no importará diluirla en agua, posteriormente se podrá añadir junto al resto de ingredientes que formarán la masa.
  2. Pasados cinco minutos de disolución en agua, mezclaremos en el mismo bol la propia levadura (fresca), 500 gramos de harina, sal y un generoso chorro de aceite de oliva virgen extra. Removemos bien y ya empezamos a hacer la masa de la pizza.
  3. Cuando esté la masa ya bien consistente, sobre una superficie de mármol amasamos con fuerza durante unos diez minutos. Es recomendable usar un rodillo al final para extender toda la masa y darle la forma que queremos para, a continuación, rellenar la calzone.
  4. Una vez dejemos reposar la masa durante una hora (para que el volumen coja mayor consistencia) ya podremos empezar a rellenar con los ingredientes. Primero, con tres tomates rallados y un poquito de sal, y encima, una bola de queso mozzarella cortada en láminas, 70 gramos de champiñones, también cortados en finas láminas, 150 gramos de jamón york cortado en pequeños taquitos y, por último, un huevo estrellado. Espolvoreamos también un poquito de orégano por encima de todos los ingredientes.
  5. Ahora es el turno de cerrar la pizza. Cogemos un extremo de la masa y lo llevamos hacia el otro extremo formando una media circunferencia. Para que se quede sellado totalmente, enrollaremos los bordes.
  6. Precalentamos el horno durante unos minutos y ya podemos introducir nuestra pizza calzone. Todo depende del horno y la potencia con la que lo cocinemos, pero normalmente con diez minutos nos bastará para que tanto el interior como el exterior se cocinen como es debido.