¿Cansado de ver cómo engordas cada vez que comes pizza de tu pizzería favorita?, ¿eres vegetariano o vegano y se te hace la boca agua cuando ves a tus amigos comer ricas pizzas con ingredientes cárnicos? Aquí tenemos la solución: una pizza vegetal totalmente recomendable para cuidar tu dieta y, a la vez, perfecta para vegetarianos y veganos. Cero carne. 100% sabor.

Como sabréis, las pizzas tienen infinidad de variedades, y en el caso de las pizzas vegetales, igual. Todo es cuestión de echarle imaginación a los ingredientes siempre y cuando cumplan la única norma de no proceder de animales. En este caso, nuestra receta de pizza vegetal casera estará compuesta por pimiento verde y rojo, cebolla, tomate, champiñón y maíz. Y lo que es mejor: ¡es totalmente casera empezando desde la masa!

Imprimir receta
Receta de pizza vegetal casera
Plato Pasta
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Pasta
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Como no podía ser de otra forma, empezamos a hacer la pizza elaborando la masa. Para ello, en un bol vertemos unos trescientos gramos de harina y una pizca de sal que se mezclará todo bien antes de echar sobre ellos medio vaso de agua.
  2. Amasamos y amasamos hasta que empiece a tomar la forma necesaria. Mientras tanto, vertemos también un chorrito de aceite de oliva con el objetivo de que podamos seguir amasando un par de minutos más. Cuando tengamos una especie de bola con una textura blanda nos indicará que la masa ya estará lista. Dejamos reposar durante un cuarto de hora dentro del bol cubierto por un paño o cualquier servilleta.
  3. Mientras dejamos reposar, podemos ir preparando los ingredientes que llevará la pizza vegetal. Vamos cortando en pequeños trozos o tiras cuatro tomates, una cebolla, un pimiento verde y un pimiento rojo. Si el champiñón no lo habéis comprado preparado, también tendréis que cortarlo en finas láminas.
  4. Antes de incluir los ingredientes en la pizza, es recomendable echarles un chorrito de aceite previo para que empiecen ya a tener algo de sabor.
  5. Cuando la masa haya reposado y esté ya bien fermentada para trabajar sobre ella, extendemos un papel vegetal y colocamos la bola de masa sobre él. Con un rodillo amasamos hasta dejar unas láminas de masa no demasiado gruesas. Aquí cada uno haga la forma y el tamaño como lo desee. De esta cantidad de masa pueden salir varias pizzas individuales o bien, un par, o, incluso una pizza grande. Todo depende del tamaño de tu horno, claro.
  6. Sobre la masa ya lista, expandimos la salsa de tomate con un cucharon, después mozzarella y, sobre ésta, los ingredientes de la pizza que ya teníamos preparados anteriormente. La última capa será un poco de queso parmesano rallado y un poco de orégano.
  7. Por último, precalentamos el horno (podemos hacerlo mientras preparamos las pizzas) y, a unos 230º durante unos 10 minutos a lo sumo, tendremos listas nuestras ricas pizzas vegetales. Nota: cada horno es un mundo, así que no te descuides por si acaso se quema o, si, por el contrario, le falta algo más de cocción. 10 minutos es un tiempo medio estimado.