Con esta receta vamos a adentrarnos en un ingrediente bastante consumido por la sociedad en infinidad de platos, el pollo, pero dándole un toque especial para diferenciarlo del resto. Concretamente, haremos un pollo al limón con ese sabor tan cítrico y especial que le dará el limón a la carne del pollo.

Además, para deleitarnos con las partes más jugosas del pollo, únicamente utilizaremos en esta receta los muslos que, unido al limón, provocará una explosión de sabor y jugosidad en nuestro paladar. Ah, y por si fuese poco, al más puro estilo árabe, el pollo al limón irá acompañado por arroz blanco como guarnición.

¡Ñam, ñam!

Imprimir receta
Receta de pollo al limón
Instrucciones
  1. Empezamos la receta salpimentando los muslos de pollo y, posteriormente, colocándolos en una bandeja o una fuente que pueda ser calentada en el horno. Dejamos reposar de esta forma para ponernos a preparar la salsa (más bien jugo) de limón.
  2. Después de lavar y secar cada uno de los dos limones, primero, rallamos la piel de uno de los dos con cuidado y luego exprimimos su zumo. Con el otro limón, cogeremos un cuchillo y lo cortaremos en finas rodajas.
  3. A continuación, calentamos un chorrito generoso de aceite de oliva virgen extra en una sartén y, tras pelar cuatro dientes de ajos, los doramos bien. Además, debemos añadir a la propia sartén medio vaso de vino blanco, una pizca de tomillo, otra de orégano, un poquito de sal y, recordando el paso anterior, la ralladura del primer limón y su zumo.
  4. Mezclamos todos los ingredientes en la sartén y dejamos que hierva. Una vez veamos que esté hirviendo y todo esté bien cocinado, cogemos la sartén y vertemos esta salsa o jugo en la bandeja donde habíamos salpimentado previamente los muslos de pollo. Hazlo equitativamente para que todos los muslos se bañen de la misma forma con la salsa del limón.
  5. Las rodajas que habíamos cortado del segundo limón, las colocamos también en la misma bandeja del pollo para, además de decoración, también darle un toque más sabroso a la carne.
  6. Precalentamos el horno a 200ºC durante unos diez minutos y, ahora ya sí, metemos la bandeja con el pollo al limón. El horneado total rondará la media hora aproximada, en algunos casos, si os gusta que la piel se quede más crujiente, puede llegar a los tres cuartos de hora. De vez en cuando le daremos la vuelta a los muslos para que se cocine por ambos lados.
  7. Mientras tanto, en una olla o una cazuela aparte, vamos preparando la guarnición. En este caso, arroz blanco. No tiene mucha complicación, calentamos agua con un chorrito de aceite y una pizca de sal y, cuando esté hirviendo, echamos un puñado de arroz por persona. Vamos removiendo de vez en cuando hasta que esté bien hecho. Aproximadamente un cuarto de hora o veinte minutos. No más, si no tendremos un arroz pegajoso.
  8. Por último, emplatamos dos muslos por persona con un poquito de arroz y, si queremos, podemos verter sobre los muslos un chorrito de miel para darle un dulce contraste con el jugo de limón. Si queréis, eh.