Está bien, no es Navidad, pero no por eso debes dejar de lado lo de hacer platos elegantes, sofisticados y ricos para deleitarnos en cualquier época del año. Uno de estos platos es el que os contamos en la siguiente receta, un pollo con avellanas acompañado con puré de patatas y zanahoria, que, además de ser un plato digno de cualquier cena de Navidad, también es válido para cualquier cena importante o cualquier evento de gala que tengáis próximamente. Y es que el pollo nunca falla. Es un plato que puedes cocinar de miles de formas y, con esta receta con el sabor extra de las avellanas, causarás sensación entre tus comensales.

Toma nota, porque es un plato de glamour digno de un gran chef.

Imprimir receta
Receta de pollo con salsa de avellanas y puré de patatas y zanahoria
Raciones
Personas
Raciones
Personas
Instrucciones
  1. Del pollo, hemos elegido únicamente las pechugas para que el plato resulte más fácil de cocinar y más fácil de preparar para evitar cualquier hueso o cualquier parte innecesaria. La pechuga gusta a todos, ¿no? Para ello, elegimos una pechuga grande por comensal.
  2. Lo primero de todo es preparar el puré de patatas y zanahorias. El primer paso es lavar bien los ingredientes y, tras secarlos, los pelamos y los cortamos en pequeños taquitos.
  3. Calentamos una olla con abundante agua, un chorrito de aceite y una pizca de sal y, cuando esté en ebullición, echamos los dados de zanahoria y patata que habíamos preparado previamente. Nota importante: la olla debe poder taparse.
  4. Al pasar aproximadamente un cuarto de hora o veinte minutos, ya tendremos listas las patatas y las zanahorias. Esto depende del fuego y de tu cocina, es algo orientativo el tiempo, así que no dejes de ojear de vez en cuando.
  5. Sacamos los ingredientes de la olla y los batimos conjuntamente para formar el puré que servirá de guarnición al plato de pollo principal. Hablando del plato principal, vamos a ponernos a hacerlo ya, ¿no?
  6. Empezamos haciendo la salsa de las avellanas que acompañará a los filetes de pechuga. Ésta contendrá las propias avellanas, una cucharada de mostaza, otra de tomillo y una última de romero. No será una salsa propiamente dicha, será como un puré triturado.
  7. En un mortero, juntamos todos los ingredientes mencionados anteriormente, y picamos hasta que obtenga una consistencia bien machacada. También podemos hacerlo con batidora, pero perderíamos que la avellana conserve algunos trocitos a la hora de masticar junto al pollo.
  8. Por último, pasamos las pechugas por la sartén y, tras eso, las cubrimos con la mezcla de avellana en un recipiente apto para hornos y lo horneamos durante 5 o 6 minutos. No mucho más, únicamente para que se impregne el sabor con la carne.
  9. Una vez horneado, servimos cada filete de pechuga en su respectivo plato y adornamos el puré de patata y zanahoria que esperaba unirse al resto del plato desde el principio de la receta. ¡A comer!