Si os estáis machacando los sesos en busca de una receta fácil, económica y, sobre todo, muy, pero que muy rica, habéis dado con la receta adecuada: ¡un rollo de bacon y pollo relleno de jamón york y queso! Casi nada, ¿verdad?

Este plato, además de ser muy rico gracias a esa unión en un único bocado de sabores como el pollo, el beicon, el jamón o el queso; también es muy fácil de preparar y, físicamente, te permitirá presumir de una gran creación. Y es que el rollo irá acompañado por una salsa casera que prepararemos con tomate y mantequilla que quedará muy bonito en el plato.

Sin más dilación, manos a la obra, que en poco menos de una hora podremos estar deleitándonos con esta receta.

 

Imprimir receta
Receta de rollo de bacon y pollo relleno de jamón york y queso
Plato Carne, Cerdo, Pollo
Raciones
Raciones
Ingredientes
Plato Carne, Cerdo, Pollo
Raciones
Raciones
Ingredientes
Instrucciones
  1. Esta receta de rollo de bacon y pollo relleno va al grano en su elaboración. Lo primero es montar el rollo con los ingredientes que tenemos. Mientras tanto, incluso podemos precalentar el horno a unos 180ºC para que el posterior horneado esté listo y sea perfecto.
  2. ¿Cómo hacer uno de estos rollos o rollitos? Pues muy sencillo. Colocamos tres lonchas de beicon en paralelo sobre la superficie donde estemos cocinando y, sobre ellas, extendemos una pechuga de pollo (sin cocinar previamente). Salpimentamos la pechuga y, a su vez, por encima, extendemos dos tranchetes de queso y una loncha de jamón york.
  3. Ahora debemos enrollar. Para ello, desde una de los extremos de las lonchas de bacon, enrollamos hasta formar un rollo (valga la redundancia). Para que se mantenga estable y en posición, podemos sujetar la estructura con un palillo. Una vez tengamos el primer rollo de bacon y pollo, repetimos el proceso las veces que sean necesarias según tus comensales. En el caso de esta receta, cuatro ocasiones más.
  4. Colocamos los rollos en una bandeja para horno y los horneamos durante aproximadamente media hora a una temperatura de 180ºC. Eso sí, sin dejar de vista su cocinado.
  5. Esta media hora de horneado nos viene perfecta para preparar la salsa que acompañará a nuestro plato. En primer lugar, picamos media cebolla pequeña y, en una sartén, la cocinamos a fuego lento hasta que empiece a estar doradita.
  6. Cuando la cebolla empiece a coger color, echamos sobre la sartén una cucharada de harina que removeremos bien para que consiga un perfecto rehogado. Más tarde, añadiremos dos vasos de leche y dejaremos reposar a fuego medio hasta que la salsa empiece a espesar.
  7. Por último, añadiremos dos cucharadas soperas de tomate frito o salsa de tomate natural y mezclaremos bien hasta que todo sea una única salsa.
  8. Una vez pasados los treinta minutos del horneado de los rollos, los emplatamos individualmente y, sobre la superficie de cada uno de estos platos, añadiremos equitativamente la salsa preparada. ¡Listo para comer!