Recetas para el verano

Con este sofocante calor veraniego, lo único que te apetece para comer son cosas fresquitas y fáciles de preparar, ¿a qué sí? Normal, te entendemos. Meterse en la cocina con altas temperaturas en verano y en tus vacaciones, por muy gratificante que sea el resultado culinario, siempre da algo de pereza. Por eso hoy os traemos una refrescante sopa fría de aguacate y pepino muy sencilla y rápida de preparar que, además de ahorraros un tiempo valioso para aprovecharlo en otras cosas más veraniegas, también combatirá a la perfección las altas temperaturas.

Receta de sopa fría

Por si fuese poco, esta receta de sopa fría de aguacate y pepino es un plato cargado de vitaminas y proteínas (todo vegetal) digna para cualquier cena ligera o para acompañar como primer plato en todo tipo de menú para comida. ¡Combina con todo!

Imprimir receta
Receta de sopa fría de aguacate y pepino
Raciones
Personas
Raciones
Personas
Instrucciones
  1. Para empezar con esta receta que nos hidratará durante el caluroso verano, primero, pelaremos tres pepinos que, a continuación serán troceados en pequeños daditos. Los dejaremos reposar en un bol para siguientes pasos.
  2. Ahora, nos ponemos con los aguacates. Es importante que sean maduros, de esta forma se conseguirá una sopa más rica y jugosa. Pelamos tres aguacates, los cortamos por la mitad y retiramos su gran hueso interior. Al igual que con los pepinos, los aguacates también serán cortados en pequeños daditos que, una vez listos, harán compañía al otro ingrediente clave de esta receta en el bol.
  3. Vertemos sobre el pepino y el aguacate un chorrito de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y otra de pimienta de Cayena. Añadimos también dos vasos de agua, tres cucharadas de zumo de limón (aproximadamente) y, a continuación, trituramos todos los ingredientes hasta conseguir una textura homogénea de color verdoso claro. Un consejo para que te quede una sopa con textura más fina: una vez triturada, pásala por un colador chino.
  4. Una vez tengamos lista nuestra sopa, tenemos que hacerle honor a su nombre de “sopa fría” guardándola en la nevera durante un par de horas mínimo. ¿Y máximo? Pues hasta el momento el momento en el que la sirváis.
  5. Por último, sólo nos faltaría el emplatado y los últimos toques para convertirla en una sopa 100% exquisita. Antes de servirla a vuestros comensales, dividimos la sopa equitativamente en vasos anchos o en pequeños boles o copas. Por encima, espolvorearemos un poquito de menta y cilantro frescos y picados. Para “rematar” la receta, colocaremos una pizca de piñones sobre cada sopa.