Con nuestra receta de hoy nos vamos de bares porque, como todos sabréis, una de las tapas más habituales y más demandadas en cualquier local de restauración es la ensaladilla rusa. También conocida como ensalada Olivier por el chef ruso que la hizo popular allá por la mitad del siglo XIX, este es uno de los platos tradicionales más queridos en la gastronomía de bar española, sobre todo, en formato tapa o acompañamiento a una buena cervecita o refresco. Y más si cabe con este calor veraniego. Es por ello, que hoy deseamos rendirle homenaje con esta receta de ensaladilla rusa, pero la tradicional, la de toda la vida.

Imprimir receta
Receta de ensaladilla rusa tradicional
Raciones
Personas
Ingredientes
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Para preparar nuestra ensaladilla rusa tradicional, primero, debemos lavar bien tres patatas (las más grandes que tengamos) y, en una olla con abundante agua en ebullición, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal, dejarlas cocer durante un cuarto de hora o veinte minutos aproximadamente. Hay que dejarlas hasta que las veamos tiernas.
  2. Durante ese tiempo de cocción, podemos ir dejando listo algún ingrediente como las dos zanahorias. Éstas serán lavadas y peladas.
  3. Al retirar las patatas de la olla, sin apagar el fuego, añadiremos a continuación 100 gramos de guisantes, ya sean congelados o frescos. Lo dejamos a vuestra elección según vuestra economía o tiempo disponible para hacer la receta. Cuando veamos que están listos, los sacamos de la olla, los escurrimos y los dejamos enfriar.
  4. Ahora, en una cacerola más pequeña, introduciremos dos huevos. Cubrimos todo con agua y añadimos un chorrito de vinagre, una pizca de sal y encendemos el fuego para ser cocidos durante unos diez minutos. Cuando pase este tiempo, apagamos el fuego, retiramos los huevos y dejamos enfriar.
  5. El siguiente paso será prepara nuestra propia mayonesa casera para ser utilizada como base de la ensaladilla. Para ello, en un vaso de batidora, cascamos un huevo y lo acompañamos con medio vaso de aceite de girasol, otro medio de aceite de oliva, unas gotitas de limón y una pizca de sal. Batimos todo hasta obtener una mayonesa bien consistente y lista para formar parte de la ensaladilla rusa final.
  6. Volvemos a los ingredientes preparados en primera estancia. Pelamos las patatas cocidas, extraemos las cáscaras de los huevos y, junto con la zanahoria, los guisantes, unos 150 gramos de atún en aceite (escurrido previamente), 100 gramos de aceitunas rellenas y una pizca de sal, mezclamos y amasamos bien dentro de un cuenco. Es importante, eso sí, que las patatas, los huevos, la zanahoria y las aceitunas estén cortados en pequeños taquitos antes de amasar toda la mezcla.
  7. Cuando todos los ingredientes formen una masa casi homogénea añadiremos la mitad de la mayonesa preparada previamente. Mezclamos y removemos con suavidad mientras vamos agregando, poco a poco y sin dejar de remover, la otra mitad.
  8. Introducimos en la nevera durante un par de horas para que el frío deje consistente su textura, ¡y lista para servir!