El pato es un alimento poco común en la gastronomía occidental. Vaya, que si vamos a cualquier carnicería o supermercado debes hacer un encargo especial para contar con su carne.

Normalmente siempre solemos asociarlo a la cocina oriental “por culpa” del restaurante chino de tu barrio (uno de sus grandes manjares, por cierto), pero si lo piensas bien, al fin y al cabo, es carne de ave como el pollo o el pavo que abunda en nuestros menús semanales. Algo más grasienta, eso sí, pero igual de disfrutable para elaborar un plato de calidad con el que sorprender en grandes ocasiones.

Para romper con la monotonía de las comidas o cenas navideñas, recomiendo aventurarse en el mundo de los patos para sorprender a nuestro paladar en unas fechas tan de pavo, pollo y cerdo. ¡Equipo pato!

Para ello esta receta la dedicamos a hacer de manera muy sencilla un buenísimo pato a la naranja con uvas para la cena de Nochebuena o la cena de Nochevieja.

Toma nota.

Imprimir receta
Receta de pato a la naranja con uvas y patatas
Plato Carne, Pato
Raciones
raciones
Ingredientes
Plato Carne, Pato
Raciones
raciones
Ingredientes
Instrucciones
  1. Primero de todo, empezamos a freír los muslos de pato en una sartén lo más grande posible para que la mezcla final afecte a todas las raciones. Normalmente no suelen caber más de dos piezas por sartén, por lo que, a turnos, cocinamos (salpimentado incluido) a fuego medio y con aceite de oliva las raciones que nos hagan falta.
  2. Vamos retirando poco a poco los muslos cuando veamos que la piel esté bien dorada y crujiente y, cuando estemos cocinando la última ración, con el jugo desprendido por la carne del pato echamos las uvas y los pequeños gajos de naranja.
  3. Mientras cocinemos a fuego medio el pato con las uvas y la naranja, acompañamos con dos vasos de zumo de naranja al jugo de carne que echemos para darle todavía más sabor a la salsa de acompañamiento.
  4. Removemos todo bien en la sartén para que el sabor se impregne por todos los poros del muslo del pato. Dejamos reposar a fuego lento mientras preparamos las patatas.
  5. A su vez, las patatas ya peladas y cortadas en pequeños cuadraditos, las freímos en una sartén aparte. Cuando estén bien doradas, las añadimos a la sartén con el pato para que se empapen de la salsa de naranja.
  6. Y ahora, a emplatar. Mi consejo es hacerlo en platos individuales. Un muslo de pato por plato, al que le acompañará una ración proporcionada de uvas y patatas. Nota: no echéis todavía el líquido restante de la salsa que hay en la sartén, hay que pasarlo por un colador.
  7. Pasamos la salsa por un colador para eliminar los posibles desperfectos y las texturas de la naranja ya desecha. De esta forma queda una salsa líquida que bañará toda la carne sin ningún intruso imprevisto.
  8. Volvemos a los platos donde teníamos al pobre pato abandonado y repartimos equitativamente la salsa. Bueno, equitativamente o al gusto del consumidor.