Si pensamos en la Navidad, normalmente lo primero que nos puede venir a la mente son los momentos en familia, los regalos, las fiestas y, en especial, las comilonas que abundan durante estas fechas. Desde las cenas de empresa hasta las comidas del Día de Reyes. Sin olvidar el plato fuerte: Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo.

Uno de los mayores atractivos de estos menús navideños es, sin duda, el último plato, ese postre que cierra un nuevo atracón. Pues bien. En esta receta os traemos uno de los postres más tradicionales de Navidad para que podáis triunfar como cocineros delante de vuestros familiares o vuestros amigos: el tronco de Navidad.

Imprimir receta
Receta de Tronco de Navidad
Plato Postres
Raciones
Personas
Ingredientes
Plato Postres
Raciones
Personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. La preparación del tronco de Navidad tiene cuatro partes clave: la crema de turrón, el bizcocho, el almíbar y la crema de chocolate.
  2. Empezamos con la crema de turrón. Picamos una pastilla de turrón que, a continuación, en un cazo relleno con leche y un par de cucharadas soperas de maicena, se cocinará a fuego medio cuando ésta se haya disuelto totalmente. Además del turrón, añadimos también tres huevos, una cucharada de azúcar y una pizca de sal.
  3. Removemos y removemos a fuego lento hasta que tenga la consistencia espesa de la crema deseada. Cuando esté lista, la cubrimos en un bol con papel film y la metemos en la nevera un par de horas.
  4. Durante este tiempo, vamos con el bizcocho. Separamos las yemas de tres huevos (las claras las guardamos) y las batimos con un poco de azúcar. Más tarde, seguimos batiendo a la vez que añadimos medio vaso de harina hasta que se forme una pasta bastante densa.
  5. Ahora, hay que añadir las claras que teníamos a parte y vamos fusionando lentamente hasta que quede todo bien compacto.
  6. Esta crema la volcaremos en una bandeja que, ¡ojo!, tenga una forma rectangular típica de un tronco de árbol. Horneamos a 180º durante unos diez minutos con un precalentamiento previo.
  7. Estos diez, quince, minutos de horneo los podemos aprovechar para hacer el almíbar. Muy sencillo: en un cazo lleno de agua a toda potencia, añadimos medio vaso de azúcar y chorrito de licor. Hay que llevarlo hasta la ebullición.
  8. Mientras, también podemos aprovechar para hacer la crema de chocolate que será la superficie del tronco. Para ello calentamos medio vaso de nata líquida en el microondas y la vertemos sobre 100 gramos de chocolate picado. Removemos hasta que se forme una crema de chocolate perfecta. Un par de minutos más al microondas, y listo. Nota: actualmente venden en supermercados chocolate instantáneo que podemos reemplazar perfectamente.
  9. Ya lo tenemos todo por separado. Ahora, a formar el tronco. Tras sacar el bizcocho del horno, lo cubrimos con el almíbar para que absorba algo de humedad. A continuación, lo cubrimos con la crema de turrón y, por último, con la de chocolate.
  10. La creatividad no tiene límites en estos últimos pasos ya que podemos hacer la forma del tronco como veamos. Más o menos ramas. Incluso con un tenedor deberíamos hacerle las formas de la madera del tronco.
  11. Cuando esté preparado, lo metemos una hora en la nevera y ya estará listo para ser la atracción principal del postre. Mmmm, ¡qué rico!