Turrones, polvorones, mazapanes, chocolates, galletas, ¡incluso ahora panettones y cupcakes! Todo esto son los postres que abundan en cualquier pastelería, panadería o supermercado durante estas fechas tan señaladas como lo es la Navidad. Pero, entre tanta tableta de turrón y tanta galleta con forma de árbol de Navidad, hay un postre mítico de Navidad que pasa algo más desapercibido que lo anteriormente mencionado. Hablo de las trufas, un clásico que no vive su mejor momento pero que, siguiendo esta receta, podrás resucitarlas en cualquier comida o cena con tu familia.

Con esta receta de trufas de cacao caseras, además, haremos unas trufas muy diferentes a esas pesadas y empalagosas trufas cargadas de mantequilla que podemos encontrarnos ya hechas en cualquier supermercado.

¡Y son muy fáciles de hacer! Así que toma nota, porque el postre es muy recomendable.

Imprimir receta
Receta de trufas de chocolate
Plato Postres
Raciones
Trufas
Ingredientes
Plato Postres
Raciones
Trufas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Nota inicial: Se necesita un día para que el chocolate se solidifique. Planéalo bien.
  2. El primer paso es calentar a fuego lento en un cazo un vaso de nata líquida junto a medio vaso de azúcar (medidas aproximadas, las exactas os las dejamos en los ingredientes). Removemos de vez en cuando para que el azúcar se disuelva entre la nata. Estará listo cuando veamos que el líquido empiece a hervir.
  3. Una vez esté la nata hervida, apagamos el fuego y metemos en el cazo 100 gramos de mantequilla y el doble de chocolate puro. El chocolate debe estar cortado en onzas. Todavía fuera del fuego, mezclamos bien hasta que todo se compacte. En teoría con el calor de la nata se disolvería, si no es así, encendemos el fuego lento mientras vamos mezclando.
  4. El resultado nos dará una mezcla similar al chocolate caliente. Bien, vamos por buen camino. El siguiente paso es añadirle una yema de huevo y una cucharada sopera de coñac. Ahora sí, a fuego lento, seguimos removiendo para mezclar estos últimos ingredientes con el líquido.
  5. Cuando mezcle bien, vertemos este chocolate a una taza aparte para que enfríe y se solidifique. Para ello, lo cubrimos con papel film transparente y lo metemos en la nevera durante un día entero.
  6. Al día siguiente, con el chocolate ya sólido, empezamos a darle forma a las trufas. Un truco para que tengan una forma perfecta (y más tradicional) es hacerlo entre dos cucharas de postre. Así que, turno de darle forma al chocolate como si de albóndigas se tratasen.
  7. Por último, una vez tengamos todas las trufas ya formadas, las “rebozamos” con cacao en polvo para darle esa capa protectora tan gustosa. Este será el último paso, ahora, las dejamos en un recipiente abierto y las metemos en la nevera un par de horas para que estén listas. Recordad, si sobran, de nuevo a la nevera que si no se derriten. ¡A disfrutar de postre casero con la familia!